Compost casero ¿Cómo hacerlo?

Hoy vamos a darte unos consejos para que puedas preparar tu propio compost para el cultivo de marihuana. Con un abono casero potente verás como tus plantas crecen sanas y, si además es orgánico, ahorrarás un dinerito, que nunca viene mal. Así que vamos a ver cómo fabricar abono casero para marihuana. Esperamos que te guste.

¿Qué es eso de hacer compost casero?

Vayamos por partes. Para los que no están muy puestos en el tema, hacer compost es mezclar desechos orgánicos de manera que luego se puedan utilizar como abono o fertilizante en tus plantas. En nuestro caso, para abonar nuestro pequeño jardín de marihuana. Lo que conseguimos es emular el propio proceso o ciclo de descomposición natural que siguen los materiales orgánicos. Para ello podemos apilar las distintas capas de desechos en nuestro jardín, aunque es recomendable utilizar una caja de compostaje. Siempre va a quedar mejor que tener ahí un montón de basura apilada.

¿Qué desechos orgánicos son útiles para fabricar abono casero para marihuana?

Puedes crear compost con multitud de materiales y residuos orgánicos. Por ejemplo con celulosas como el cartón o las servilletas y, por supuesto, con desechos vegetales. Cáscaras de frutas, de huevos, granos, pan, posos de café, restos de tés e infusiones, ramas, césped,… Todo menos residuos de origen animal como huesos, leche o queso. Otra ventaja del compost casero: tardarás en llenar la bolsa de basura de casa.

Todos estos restos se subdividen en dos tipos de material: seco y verde. El material seco serían las celulosas, ramas, hojas secas o cáscaras de huevo. El material verde, por su parte, se compondría de cáscaras vegetales, frutas, granos y césped. Conviene hacer capas intercalando estos dos tipos de materiales.

Artículo relacionado

Cultivar marihuana directamente en el suelo

Consejo: trocea todos los elementos del compostaje. Cuanto más pequeños, más rápido se descompondrán.

¿Cuándo está listo el compost casero?

Ya casi puedes nutrir tu marihuana de manera autosuficiente, sin necesidad de comprar abono. Sólo tienes que esperar a que el compost esté listo. El proceso no tiene una duración determinada. Depende de la mezcla entre residuos verdes y secos y el tipo de residuos que compone cada uno. Remueve con frecuencia y asegúrate de que todo está bien triturado. Cuando la mezcla tenga una tonalidad oscura significa el el compost para marihuana está listo. Asegúrate también de que, cogiendo un poco, se desmorona entre tus dedos. Además notarás un ligero olor a tierra que antes no tenía.

Una vez que esto sea así, ya lo puedes esparcir por tu plantación para que la marihuana coja nutrientes y así favorecer su correcto crecimiento. Si además apoyas tu cultivo en el estudio de las fases lunares ya será la leche. Por supuesto, fabricar tu propio abono casero tiene la ventaja añadida de que creas menos residuos, así que se trata de una práctica de lo más ecológica. Si tu cultivo de marihuana está en un jardín o huerto te animamos a que pruebes esta técnica casera.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Únete a la Guarida

Recibe tu Guiá de inicio al cultivo en PDF por regístrarte en La Guarida del Fumeta

¡Te has suscrito correctamente!

Pin It on Pinterest