Cultivo de marihuana en suelo directo

Hay muchas formas de cultivar el cannabis y seguro que te las has planteado todas : ) Sin embargo, si hay una especialmente económica, y por qué no, también ecológica, es la que usa las herramientas de la propia naturaleza, dicho de otra forma, el cultivo de marihuana exterior en tierra. Y ahora mismo seguramente te estarás diciendo, ‘vale, pero que se dejen de chorradas ya y me cuenten cómo puedo cultivar yo mi marihuana en suelo exterior’. Tranquilo, justamente para eso hemos creado este post. Bueno, bonito y barato, pero también escueto que es lo que más te gusta. Sin adornos ni tonterías. Al grano.

Lo primero que necesitarás: tierra

Eso estaba claro ¿no? Deberías tener un terreno que sea tuyo y que sea, sobre todo, privado y esté protegido porque de lo contrario, cuando estés terminando tu cultivo de marihuana en suelo exterior lo mismo algún listillo querría probarla y te la ‘coge prestada’. Si tienes ya un terreno seguro e idóneo para el cultivo de marihuana, esto es lo que vas a necesitar:

  • Buenas semillas
  • Macetas de 0.25 litros y también de 11 litros
  • Humus de lombriz
  • Guano de murciélago en polvo y también guano líquido
  • Algún insecticida biológico
  • Cenizas de algas marinas Nutrihemp
  • Propolis
  • Bacilus Thuringiensis
  • Un pulverizador de 5 litros
  • Un medidor de pH
  • Ácido reductor

Así tendrías que realizar tu cultivo paso a paso

Un consejo previo: si quieres que tus plantas sean lo más grandes posible, comienza el cultivo de marihuana en suelo a mediados o finales de marzo.

Paso 1: El momento de la germinación

Pon tus semillas a germinar y cuando ya aparezcan las raíces, colócalas en la maceta de 0.25. En los días siguientes, riégalas solo con agua que tenga el pH corregido a 6 cuando notes que la tierra se está secando. Pon las macetas al sol (siempre) y espera a que estas pequeñas raíces vayan creciendo.

Paso 2: Trasplantar las plantas a una maceta de 11 litros  de capacidad

Después de tres semanas las plantas más o menos tendrán unos 20 centímetros de altura. Siendo así, retira la maceta y si ves que tiene la parte de debajo de la planta, donde están las raíces, una buena estructura, pásala a la maceta de 11 litros de capacidad. Para hacerlo, haz una mezcla usando un 80% de tierra de calidad, un 20% de humus de lombriz, medio kilo de guano de murciélago y 250 gramos de cenizas de algas marinas por cada 100 litros de tierra. Trasplanta aquí tu planta de marihuana.

Paso 3: Regar con el pH correcto

Durante las dos primeras semanas después del trasplante, riega tu planta cada vez que notes que la tierra se está secando pero con agua sola. Si es necesario usa un poco de ácido corrector para regular el pH. Nada más.

Paso 4: Sexando tus plantas

Sobre la cuarta semana después del trasplante llega el momento de intentar sexar las plantas pues cuando alcanzan su madurez sexual es justo en este momento. Si has usado semillas feminizadas, sáltate este paso.

Paso 5: Trasplante a suelo directo

Cuando hayas distinguido el sexo de tus plantas deberás trasplantarlas al suelo y para ello primero tendrás que preparar el terreno. ¿Cómo? Muy fácil, haz un hoyo de unos 50 centímetros de profundidad por 50 centímetros de ancho y a la tierra que saques le añades 20 litros de humus de lombriz, una bolsa de cenizas de algas marinas y medio kilo de guano de murciélago.

Si el terreno es muy arcilloso, añade también algunas palas de arena de río y 30 litros de tierra de la que has usado antes en los trasplantes. Mezcla todo y ‘pal agujero’. Justamente después pasa la planta al mismo y comienza a realizar la poda apical a partir del séptimo u octavo par de hojas reales. Riega tus plantas con pH 6 unas dos veces por semana. No lo hagas si la tierra no notas que se esté secando. No querrás ahogarlas : )

Paso 6: Añadir nuevos nutrientes

A partir de julio añadirás nuevamente nutrientes a la tierra aunque esta vez a la que tienes alrededor: 20 litros de humus de lombriz, ¼ de bolsa de cenizas de algas marinas y medio kilo de guano de murciélago por planta. Mezcla todo esto bien con la tierra del terreno y haz una especie de hueco alrededor, como si quisieras hacer un recipiente para que no se perdiera ni el agua ni los nutrientes que añadas a tus plantas.

Paso 7: Podar las partes bajas para conseguir cogollos más gordos

Hasta el final de la floración, riega siempre con pH 6. Cuando esta comience, que sería para finales de julio o principios de agosto, un poco más tarde si tus plantas son de variedades sativas, haz una poda de las partes bajas de la planta para que los cogollos, que es lo que interesa, engorden. Cuando lo hagan, simplemente tendrás que seguir regándolas y protegerlas.

¿Cuándo cosechar? El indicador clave es este: cuando notes que el 80% de los pistilos que forman los cogollos se hayan secado, es momento de cosechar lo que has cultivado ¡y disfrutarlo! Puede que te cueste un poco reconocer el momento exacto por lo que podrás ayudarte de una lupa.

Paso 8

No, no hay paso ocho. O sí, que es básicamente disfrutar de lo que te has currado durante tantos meses. ¡Olé!

Algunos consejos extra para el cultivo de marihuana en exterior

  1. Deja un espacio mínimo de dos metros de separación entre planta y planta.
  2. Si hay otras plantas o flores en donde cultives la marihuana, mejor.
  3. Si tu jardín es muy soleado, refresca las hojas de la planta rociándolas con agua por las mañanas y por la tarde pero siempre antes de que comience la fase de floración, después no.
  4. Si en tu jardín o suelo exterior hay mucho viento, protege tus plantas con cuerdas o piedras para evitar que se caigan.

Ahora sí, esto es todo lo que necesitas saber para poder realizar un buen cultivo de marihuana en suelo directo. Y con tanto detalle, muy mal se te tendría que dar para no terminar disfrutando de una excelente cosecha.

¡Ánimo!

2 Comentarios
  1. Responder
    hilario abril 22, 2016 en 5:17 am

    porque no se pueden mojar las hojas en floracion?

    • Responder
      El Fumeta abril 24, 2016 en 1:52 pm

      no es que no se puedan mojar, pero es mejor mantenerlas lo mas secas posibles, especialmente de noche para evitar que se produzcan hongos

Deje una respuesta

Únete a la Guarida

Recibe tu Guiá de inicio al cultivo en PDF por regístrarte en La Guarida del Fumeta

¡Te has suscrito correctamente!

Pin It on Pinterest