El fotoperíodo: etapa fundamental en el cultivo de cannabis

A estas alturas, para nadie es un secreto que el cannabis es una planta muy demandante en términos de luz. Tampoco ha de ser un secreto que los pasos a seguir para su crecimiento adecuado, aunque sencillos, requieren cuidado y atención al detalle. Es justamente en ese lío en donde se da cabida al debate sobre el fotoperíodo de la marihuana.

Para poner las cosas más simples,  el fotoperíodo es el ciclo de tiempo de exposición a  la luz por los que las plantas de marihuana pasan. Además, es una técnica ampliamente utilizada para poder cultivar la planta en interiores durante todo el año y no depender de las caprichosas estaciones.

La luz es tú nueva mejor amiga

La luz es muy buena en las primeras etapas de desarrollo de casi todas las plantas, pero tiene una influencia especial en el cannabis. Salvo alguna que otra excepción, la marihuana requiere de al menos unas 14 o 18 horas de exposición a la luz para mantener un ritmo de crecimiento continuo, en el que únicamente se desarrolla su sistema foliar y radicular, o lo que es lo mismo: crece en vegetación, por ello la luz juega un papel importante en cuanto a la densidad y tamaño de la planta de cannabis.

Cuando se alcanza un nivel de paridad entre los tiempos de luz y de oscuridad (12 horas de día y 12 de noche), la marihuana entra en lo que se conoce como fase de floración, y esa es exactamente la razón por la que en el hemisferio norte el cannabis suele florecer ya a finales del verano o principios del otoño.

Al hablar de fotoperiodo de la marihuana, también hay que tener muy en cuenta el tipo de planta que se cultiva, por ejemplo,  la Cannabis sativa, Cannabis índica y Cannabis ruderalis, las tres son muy populares, pero de ellas sólo dos reaccionan ante el fotoperiodo: la sativa y la indica; mientras que la Cannabis ruderalis es una chica independiente que  no depende del fotoperiodo para florecer,  ya que los ejemplares de esta variedad se guían por el tiempo que llevan creciendo para comenzar a producir cogollos.

Al cultivarse variedades híbridas que están cruzadas con plantas de Cannabis ruderalis, como pueden ser las variedades ‘White Dwarf’ o ‘Low Rider’, aproximadamente, en unos 75 días, estas pequeñas plantas estarán listas para cosechar.

¿Cómo cultivar?

Para que sepas que no estás sólo en esto de crecer tus propias platintas de cannabis, es importante conocer todos los puntos de vista. Lo primero que hay que saber es que si el cultivo de la planta de marihuana lo realizas durante la ‘vida natural’ de la planta, es decir, obedeciendo a las estaciones, la planta crecerá adecuadamente llegado su tiempo.

Si por el contrario, no tienes la más mínima intención de esperar todo ese tiempo para cosecharlas, tu mejor opción es cultivar la planta de marihuana en interiores y manipular la exposición a la luz a través del uso de lámparas eléctricas que complementen la luz de día.

Para ayudarte, te traemos los distintos puntos de vista. Algunos expertos afirman que el tiempo de exposición a la luz adecuado para la planta de marihuana es 24/0, es decir, que la planta es expuesta a la luz las 24 horas del día, esto si se busca obtener una planta más vigorosa y abundante. Sin embargo, hay quienes refutan eso y afirman que el fotoperíodo ha de ser de 14/10, lo que se traduce a 18 horas de luz y 6 de oscuridad. En esta modalidad, la planta no crece tan ‘fortachona’ como en un 24/0 pero sí que evita malos ratos en cuanto al crecimiento de maleza… y todo eso mientras ¡ahorras algo de dinero de la electricidad!

Al final de todo, es una cuestión de establecer tus prioridades: ahorro de electricidad y menos maleza versus un poco más de maleza y trabajo de jardinería para obtener una planta de cannabis ideal que requiere mucho amor y paciencia.

Si te decantas por el fotoperíodo de 18 horas de luz y 6 de oscuridad, lo ideal es que lo hagas durante un mes para el ciclo de crecimiento y posteriormente se cambia a un fotoperíodo de 12h luz / 12h off para forzar a la planta de cannabis a empezar a florecer.

Hay una serie de puntos críticos a considerar, pero uno de los más importantes es que bajo ninguna circunstancia el periodo de oscuridad de la planta de marihuana debe ser interrumpido con luz, ya que incluso si sólo se interrumpe la oscuridad por unos pocos minutos, esto puede detener o entorpecer la floración, y es justo aquí donde debes tomar en consideración el entorno donde cultivarás el cannabis.

Si quieres cultivar tu propia marihuana y conocerla en su forma más pura, no hay que ser un experto en biología ni mucho menos para hacerlo pero sí que hay que entender la manera en la que se hacen las cosas para obtener los mejores resultados, por eso, edúcate al respeto.

Así que, querido amigo fumeta ¡Anímate a hacerlo!

marijuana-plant-psd-455588

Únete a la Guarida

Recibe tu Guiá de inicio al cultivo en PDF por regístrarte en La Guarida del Fumeta

¡Te has suscrito correctamente!

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar