Editor choice

Guía completa para el cultivo de marihuana de interior

Guía para el Cultivo de marihuana de Interior

Recopilamos en esta guía de cultivo interior los pasos básicos para los que empiezan a cultivar su propia marihuana en casa.

Si quieres que te avisemos cuando haya algo nuevo suscríbete al blog y te mantendremos informado. Además te regalaremos la guía cultivo interior en PDF para iniciar tu propio cultivo de marihuana.

Introducción al cultivo en interior de marihuana

escoger las semillas de marihuana - Guia cultivo interior
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Gmail
  • Blogger
  • Tumblr
  • Pinterest

Cada vez somos más los que nos decidimos a empezar nuestro propio cultivo de marihuana. La razón más común es consumir nuestro propio producto, lo más natural posible y totalmente a nuestro gusto. A veces nos gusta una variedad que no es fácil encontrar y nos decidimos por cultivarla nosotros mismos.

 

 

El autocultivo es también una solución al tráfico de drogas, evitando la compra y venta de marihuana, que está penado por la ley de seguridad ciudadana aquí en España. Con el aumento del interés y la experimentación en el cultivo de marihuana en casa, era inevitable que la gente se aplicaría para aumentar sus conocimientos sobre cuidado de las plantas en el cultivo de cannabis. Dependiendo las leyes de cada país varía esta prohibición respecto al cultivo de marihuana.

En España es tan ilegal como la compra, venta o fumarla en lugares públicos. La mejor razón para el autocultivo de tus propias plantas de marihuana es el disfrute que va a salir de ver esas diminutas semillas que escogiste y que poco a poco se convertirán en algunas de las más encantadoras y exuberante de todas las plantas de la casa.

Cualquiera puede iniciar un cultivo de marihuana de interior

Incluso si nunca has tenido ninguna experiencia previa con el cultivo de plantas de marihuana en casa, puedes llegar a tener una buena cosecha de cannabis siguiendo las sencillas instrucciones que te vamos a dar en esta guía para cultivo de interior. Si ya has tenido problemas en el pasado con el cultivo de mmarihuana, puedes encontrar alguna solución en los siguientes capítulos.

El crecimiento de una planta de marihuana implica cuatro pasos básicos:

Escoger las semillas de marihuana:

Existen infinidad de plantas de marihuana y diferentes variedades de semillas. Dentro de los tipos de planta que podemos encontrar las clasificamos entre sativas o índicas. Existen diferencias en cuanto a los efectos psicotrópicos de cada una de las razas. Mientras que la sativa da un colocón más eufórico, de risas incontrolables la índica es más relajante e inspiradora, ideal para momentos tranquilos.Aunque estas son las clases principales, lo más habitual es encontrarse plantas hibridas: 50% sativa 50% índica o 20 sativa 80% índica por ejemplo.

También hay variedades genéticas en las semillas. Hay semillas especiales para interior, otras para exterior, autoflorecientes y feminizadas. Te recomendamos en nuestro manual de cultivo indoor que lo mejor es comprar siempre semillas feminizadas cuando estamos empezando, pues aunque son más caras reducimos el riesgo de que se polinicen las plantas y nos estropeé la plantación. Puedes leer este artículo con una selección de las semillas más vendidas de la casa Sensi Seeds

Germinar las semillas de marihuana.

Hay varios métodos para germinar. Al final consiste en seleccionar con el que mejor nos sintamos. Puedes simplemente introducir una semilla en la tierra húmeda; pero lo recomendable es germinar las semillas primero antes de introducirlas en la tierra y así asegurarnos de que han nacido nuestras plantas de marihuana. El método más extendido es depositar las semillas en papel higiénico absorbente o papel de cocina, humedecerlo sin dejarlas empapadas. Algunas semillas germinarán en 24 horas, mientras que otras pueden tardar varios días o incluso una semana. Puedes profundizar más lo que te contamos en este manual de cultivo de marihuana buscando nuestro artículo sobre la germinación.

Artículo relacionado

Como germinar semillas de marihuana

El lugar de cultivo

Cuando uno se plantea comenzar un cultivo de marihuana de interior, una de las primeras decisiones es escoger el lugar de la casa en el que meter nuestras plantas. Algunas recomendaciones que puedes tener en cuenta de nuestra guía de cultivo:

  • Procura que sea una habitación sin ventanas (sótano, ático). Si no es posible, intenta que las ventanas den a un sitio lo más oculto posible
  • Trata de alejarlo de la puerta de la casa, pues los olores que desprende la marihuana son muy reconocibles. Existen formas para disimular el olor en un cultivo de interior
  • Si vas a utilizar una habitación completa asegúrate de que ofrece una correcta reflexión de la luz. Para eso debes empapelar las paredes con papel reflectante.

Utilizar un armario de cultivo puede suponer algunas ventajas, como por ejemplo, no tener que empapelar una habitación completa, aunque también supone en muchos casos menos superficie de cultivo. Los armarios para cultivo son una buena opción para plantar marihuana en interior, ya que vienen preparados con soportes y enganches para los artefactos: extracción, iluminación, etc…

Artículo relacionado

Como eliminar el olor en los cultivos de marihuana

Armario 100x100x180

Armario equipado para el cultivo de interior de 1 metro cuadrado

182,89
Armario 120x120x200

Excelente armario para cultivar una buena cantidad de plantas. Con puerta doble para un acceso más cómodo

210,97€

PASAR LAS SEMILLAS GERMINADAS A MACETAS

Seguimos con el manual para cultivo indoor. Ahora toca mover ficha. Una vez hayan germinado las semillas es momento de pasarlas a la tierra. Humedece la tierra de la maceta y haz un pequeño agujero en el centro de la maceta de medio centímetro aproximadamente. Fíjate bien en la semilla y cógela con mucho cuidado, ya que en este momento nuestra pequeña plantita de marihuana es extremadamente frágil. Tenemos que introducir la semilla en la tierra con la planta apuntando hacia arriba. Esto es muy importante ya que la planta tenderá a crecer haca de donde proviene la luz.

Iluminación para el cultivo

La luz es la vida en las plantas, y la marihuana como tal necesita unas condiciones de iluminación para su desarrollo. Debemos tratar de mantener los focos colgados dejando una distancia de unos 25-35 cm de la parte más alta de la planta. Es tan fácil como eso. Si sigues estos cuatro pasos y profundizas en ellos tendrás tus propias plantas de cannabis de interior. Para asegurar la calidad de primera y el rendimiento más alto en el período de tiempo más corto, es necesario tener en cuenta algunos detalles.

El sustrato: el suelo o tierra

Tu principal preocupación, después de elegir las semillas, es el suelo. Utiliza la mejor tierra que puedas obtener. Escatimar en el suelo significa pagar en el largo plazo. Si utilizas la tierra sin esterilizar casi seguro te vas a encontrar parásitos en ella y tengas que pelearte contra las plagas de insectos de la marihuana, probablemente después de que sea demasiado tarde para trasplantar el cannabis. Puedes encontrar la tierra en algún growshop o vivero. El sustrato que utilices debe tener estas propiedades para los mejores resultados posibles:

perlita en el sustrato - guia cultivo de interior
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Gmail
  • Blogger
  • Tumblr
  • Pinterest

Se debe drenar bien. Es decir, debe tener un poco de arena en ella y también algo de perlita.

Una opción muy recomendable también para utilizar como  sustrato es la fibra de coco.

El pH debe estar entre 6.5 y 7.5 debido a que la marihuana no crece bien en suelos ácidos. La alta acidez en el suelo estimula a la planta para ser predominantemente macho, un rasgo indeseable.

El suelo también debe contener humus para retener la humedad y los nutrientes. Si quieres preparar tu propia mezcla de suelo, puedes utilizar esta receta:

Mezcla dos partes de musgo con una parte de arena y una parte de perlita para cada litro de sustrato. Pon a prueba tu suelo para ph con papel de tornasol o con un kit de prueba de suelo disponible en grow shops. Si necesitas aumentar o reducir el nivel de Ph en este link podrás ver información completísima sobre como modificar el Ph en los diferentes tipos de sustratos. http://www.agromatica.es/como-cambiar-el-ph-del-suelo/

Artículo relacionado

Sustrato de coco para la marihuana

Medidor Ph + líquido calibrador

Utiliza un medidor de Ph para proteger tu cultivo de enfermedades. Ajustable gracias al líquido calibrador

5,90€

Si decides reutilizar tierra de otros cultivos o crear tu propio sustrato debes esterilizarlo por cocción en el horno durante aproximadamente una hora a 250 grados. Asegúrate de humedecer a fondo primero y prepárate para extraer los olores de la cocina lo más rápido que puedas, ya que la tierra caliente huele fatal. Luego deberías agregar a la mezcla los fertilizantes en sus respectivas medidas. Mejor aún, no te compliques la vida si no tienes conocimientos avanzados y compra un saco de tierra preparada en un Grow Shop que te va a salir mejor.

Macetas

Después de haber preparado o comprado el sustrato para nuestro cultivo de marihuana, es el momento de preparar las macetas para plantar. Los recipientes o macetas deben estar esterilizados, sobre todo si han sido utilizadas previamente para el cultivo de otras plantas. El tamaño del recipiente tiene mucho que ver con la tasa de crecimiento y el tamaño global de la planta. Debes planificar para evitar hacer más e un trasplante, ya que el proceso de trasplante puede ser un shock para la planta provocando que se desacelere el crecimiento o incluso se detenga temporalmente hasta que la planta esté recuperada.

La primera maceta que se utiliza debe ser de no más de 15 cm. de diámetro y puede estar hecha de arcilla o plástico. Para el trasplante, simplemente preparar la maceta grande rellenando con tierra y haciendo un pequeño agujero sobre el tamaño de la planta de marihuana que vamos a introducir. Gira la maceta poniéndola al revés con mucho cuidado, planta incluida, y aprieta suavemente los bordes de la maceta sobre una tina o pileta. Cuanto más seca esté la tierra más fácil nos resultará sacar la planta de la maceta. Debemos sacar toda la tierra en un bloque compacto. Si sigues las recomendaciones de este manual de cultivo la raíz debe salir limpiamente con la tierra, conservando la forma de la maceta y sin perturbaciones en el cepellón. Otro método que puede pasar por alto el problema del trasplante es utilizar jiffys.

jiffys - guia cultivo marihuana interior
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Gmail
  • Blogger
  • Tumblr
  • Pinterest

Los jiffys están hechos de musgo de turba comprimido y se pueden plantar directamente sobre el sustrato húmedo, donde se descomponen y permiten el paso del sistema radicular a través de sus paredes. El segundo recipiente debe tener un volumen de unos 12 litros. A las  plantas de cannabis no les gusta tener sus raíces sin espacio, por lo que siempre conviene asegurarse de que el recipiente que se utiliza será lo suficientemente profundo para el sistema radicular de la planta. Es muy difícil de trasplantar una planta de marihuana muy grande, por lo que planificar el futuro nos ayudará en esta tarea de trasplantar las plantas de marihuana de nuestro cultivo de interior.

Las pequeñas plantas deben estar listas para trasplantar a sus hogares permanentes en unas dos semanas o más dependiendo de la variedad. Esa información la encontrarás en el paquete de semillas o folleto informativo de la casa. Mantén una estrecha vigilancia sobre tus plantas de marihuana después de la primera semana más o menos y evita la unión de la raíz a toda costa ya que las plantas no crecerán correctamente una vez que se han atrofiado por los calambres de sus raíces.

Macetas caseras - guia cultivo marihuana interior
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Gmail
  • Blogger
  • Tumblr
  • Pinterest

Con un poco de imaginación podemos crear nuestras propias macetas para la marihuana

Fertilizante

Este es un punto muy importante en cualquier guía de cultivo de la marihuana. A las plantas de marihuana les gusta la comida, son glotonas por naturaleza; pero debemos vigilar los excesos ya que podemos dañar nuestra marihuana. Si sigues los pasos de esta guía de cultivo interior no tendrás problema. Algunos fertilizantes pueden quemar una planta y dañar sus raíces si se usa en una concentración muy alta. La mayor parte del sustrato comercial tendrá suficientes nutrientes para sostener la planta por cerca de tres semanas de crecimiento por lo que no necesitas preocuparte demasiado por la alimentación de las plantas hasta el final de la tercera semana. La cosa más importante a recordar es introducir la concentración de fertilizantes a la planta poco a poco. Comienza con una solución de fertilizante bastante diluida y aumenta gradualmente la dosis. Hay varios fertilizantes para cannabis buenos en el mercado comercial. La mayoría de los fertilizantes causan un cambio de pH en el suelo. La adición de fertilizante para el suelo casi siempre resulta en un pH más ácido, por lo que debemos vigilarlo con medidores de Ph, también disponibles en las tiendas especializadas en el cultivo de marihuana.

Conforme pasa el tiempo, la cantidad de sales producidas por la descomposición de los fertilizantes en el suelo hace que el suelo se vuelva cada vez más ácido y, finalmente, la concentración de estas sales en el sustrato impedirá el oscurecimiento de la planta. Además, a medida que la planta crece, sus raíces se vuelven menos eficaces para llevar alimentos a las hojas. Una forma natural para evitar la acumulación de estas sales en el suelo y asegurar que nuestro cultivo de marihuana de interior está recibiendo toda la comida que necesita es comenzar más tarde con los aportes nutricionales extra. No deberías de esperar más de un mes, mes y medio en cualquier caso. Disuelve el fertilizante en agua templada y rocía la mezcla directamente sobre el follaje. Las hojas absorben el fertilizante en sus venas. Si quieres seguir poniendo fertilizante en el suelo, además de la alimentación de hojas, asegúrate de no tener una sobredosis de sus plantas.

Artículo relacionado

Tabla de carencias y excesos

Sigue las recomendaciones de este manual y recuerda que debes aumentar la cantidad de alimento que las plantas reciben gradualmente. El cannabis parece ser capaz de tomar tanto fertilizante como quieras darle en un período determinado de tiempo, así que tenemos que controlar de no pasarnos. Durante los primeros tres meses más o menos, fertilizar las plantas cada pocos días. Como la tasa de crecimiento del follaje se ralentiza en la preparación de la planta para la floración y producción de semillas, la ingesta de fertilizantes de la planta debe ser frenada también. Cuando se acerque el momento debes ir reduciendo los nutrientes de crecimiento y pasando a otros específicos para la floración.

Humus de lombriz - Guía cultivo interior
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Gmail
  • Blogger
  • Tumblr
  • Pinterest

El humus de lombriz es uno de los mejores fertilizantes orgánicos para el cultivo de marihuana.

Nunca fertilizar la planta justo antes de que se va a cosechar ya que el fertilizante alentará la producción de follaje y reducirá la velocidad de producción de resina. Una palabra aquí sobre uno de los principales fertilizantes orgánicos: humus de lombriz. Como sabrás, los gusanos son criados comercialmente para la venta a los jardineros. Los criadores ponen los gusanos en las mezclas de compost orgánico y mientras los gusanos se reproducen, van comiendo la materia orgánica y expulsan una sustancia que resulta ser uno de los mejores alimentos para las plantas de marihuana que se conoce.

Después de que los gusanos se han comido toda la materia orgánica en el compost, se retiran y se venden. Los restos son luego vendidos como humus de lombriz. Este material es tan bueno que se pueden cultivar las plantas de marihuana directamente sobre el humus de lombriz. Esto no es realmente necesario y además es poco práctico ya que suele tener un precio elevado. Sin embargo, mezclarlos con el sustrato hace un muy buen fertilizante orgánico.

Luz

Ningún cultivo de marihuana puede funcionar sin luz. Pueden hacerlo incluso sin agua (con aeroponía); pero sin luz, las plantas no pueden crecer. En los países donde mejor se desarrolla el cannabis son aquellos que cuentan con una importante cantidad de luz solar a lo largo del día. La cantidad de luz y la duración de la temporada de crecimiento en estos países resultan en enormes plantas en forma de árbol. En la mayor parte de España, el sol no es generalmente lo suficientemente intenso. Los periodos de tiempo de luz no son lo suficientemente largos para producir el mismo tamaño y la calidad de las plantas que crecen con facilidad en América Latina y otros países tropicales. La respuesta al problema de la falta de sol, sobre todo en los meses de invierno, es evidentemente el cultivo de interior en condiciones de luz simuladas.

La regla general parece ser a cuanta más luz, mejor. Hay muchos tipos de luz artificial y todos ellos tienen distintos efectos en las plantas de marihuana. En este manual de cultivo de interior te damos algunos consejos a tener en cuenta para la iluminación de tus plantas de maría

Foco Agrolite para la etapa de crecimiento - Guia cultivo interior
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Gmail
  • Blogger
  • Tumblr
  • Pinterest

La bombilla incandescente común emite algunas de las frecuencias de la luz que la planta puede utilizar, pero también emite un alto porcentaje de la luz roja lejana y de infrarrojos que causan en la planta que se concentre su crecimiento en el tallo. Esto resulta en una planta que se estira hacia la bombilla hasta que se vuelve tan espigada que termina volcando por ser incapaz de soportar su propio peso. La luz del punto central incandescente emite mayor cantidad de luz roja y azul de la bombilla común. Es una mejora, pero  tiene inconvenientes: está caliente, por ejemplo, y no se puede colocar cerca de las plantas. En consecuencia, la planta tiene que estirar hacia arriba otra vez y está en peligro de convertirse alargada y caerse.

Las bandas rojas de luz parecen fomentar el crecimiento del tallo que no es deseable en el cultivo de cannabis de interior. La idea es fomentar el crecimiento del follaje por razones obvias.

Actualmente se están desarrollando formas de cultivo en interior con luces LED por el consiguiente ahorro en consumo eléctrico que supone. Ya hay desarrollados paneles LED preparados con las combinaciones de luz roja y azul ideales para el cultivo de marihuana

Foco LED para cultivo de interior

Foco LED ya preparado con la combinación idónea de luz roja y azul para el cultivo de interior

133,90€
Foco LED para cultivo de interior

Foco LED ya preparado con la combinación idónea de luz roja y azul para el cultivo de interior

130,95€

Si estás planeando cultivar varias plantas de marihuana, es posible que te interese saber que las lámparas y luminarias fluorescentes regulares, del tipo que se utilizan en la iluminación comercial, funcionan bien cuando se usa junto con las luces estándar para el cultivo. Estas luces comerciales se llaman blancos frescos (fresh white), y son los focos más baratos de las luces fluorescentes que hemos mencionado. Emiten tanta luz azul como las específicas para el cultivo y la luz azul es lo que las plantas utilizan en el crecimiento del follaje.

Ahora llegamos a la cuestión de intensidad. Tanto las lámparas de espectro estándar y anchos vienen en tres intensidades: salida regular, de alto rendimiento, y muy alto rendimiento. Puedes hacer crecer un buen cultivo de plantas bajo las lámparas de salida regulares y probablemente quedarás bastante satisfecho con los resultados. La diferencia en el uso de las lámparas HO (Alto rendimiento) o VHO (Muy Alto Rendimiento) es el tiempo que se necesita para crecer un cultivo. Bajo una lámpara VHO, las plantas crecen a un ritmo que es aproximadamente tres veces la velocidad a la que crecen bajo las lámparas estándar. Se han dado casos de tener plantas de más de un metro de altura en dos meses en una de estas luces.El único inconveniente es el costo de las lámparas y accesorios de VHO. Las lámparas y accesorios VHO son casi el doble del precio de lo normal. Si estás interesado en nuestra opinión, vale la pena.

Ahora que tienes la iluminación para el cultivo de marihuana de interior, tendrás curiosidad sobre qué cantidad de luz necesitan las plantas. La fecha de maduración de las plantas depende de la cantidad de luz que reciben por día. Cuanto más largo es el periodo de oscuridad por día, más pronto la planta florecerá. En términos generales, durante el crecimiento los periodos de oscuridad son más cortos. Tengamos en cuenta también que cuanto más tiempo tenga la planta en el momento de la cosecha, de mejor calidad será.

Después de haber iniciado el período de floración, se ralentiza la tasa metabólica de la planta y la calidad de la planta no se incrementa con la edad a la misma velocidad que lo hizo antes, durante el período de crecimiento. La idea, entonces, es dejar que la planta tenga la edad suficiente antes de comenzar el período de maduración. De esta manera la potencia será lo más alto posible en el momento de la cosecha.

Una consideración que hay que tener en cuenta cuando cultivamos en un armario es la distribución de la luz. Las plantas que quedan en las esquinas del armario no reciben suficiente luz. Levantar el foco no es una buena opción ya que estaríamos estimulando las plantas a crecer y espigarse. Para combatir este problema debemos hacernos con un buen reflector.

Una forma relativamente segura para mantener las plantas de floración hasta que estén listas es dejar las luces encendidas todo el tiempo. De vez en cuando una planta puede florecer de todos modos, pero sería la excepción que confirma la regla. Si las plantas reciben 12 horas de luz por día probablemente madurarán en 2 a 2,5 meses. Si reciben 16 horas de luz por día probablemente estarán floreciendo en 3,5 a 4 meses. Con 18 horas de luz por día, florecerán en 4,5 a 5 meses. Es una buena idea poner las luces con un temporizador para asegurarse de que la cantidad de luz que recibe cada día se mantiene constante.

Temporizador eléctrico

Utiliza un temporizador para asegurarte de suministrar la luz adecuada a tus plantas

12,42€

Temperatura y Humedad

La temperatura ideal en los cultivos de marihuana para las horas de luz es 20ºC a 25ºC  y por las horas de oscuridad no debe ser una caída mayor de 15 grados de temperatura. El cuarto de cultivo debe ser relativamente seco si es posible. Lo que queremos es un revestimiento resinoso en las hojas para protegerlas de la desecación. En un ambiente muy húmedo, las plantas desarrollan hojas anchas y no producen la mayor cantidad de resina. Hay que tener cuidado de no dejar que la temperatura en una habitación seca se caliente demasiado, ya que la planta no puede asimilar el agua lo suficientemente rápido a través de sus raíces y las hojas de la marihuana comenzarán a ponerse marrón a la larga.

La mejor manera de controlar esto es utilizar un termohigrómetro fiable y vigilarlo varias veces al día. Especialmente a primera hora de la mañana, de la tarde y de la noche que es cuando se producen los cambios más importantes en el clima.

Ventilación

Una ventilación adecuada en la habitación de cultivo es bastante importante. A mayor número de plantas en nuestro cuarto de cultivo de interior, más importante se vuelve la ventilación. Las plantas respiran y también se libran de sustancias nocivas a través de sus hojas . Si no se mantiene una ventilación adecuada, los poros de las hojas se obstruirán y las hojas morirán. Si hay una buena circulación de aire, las plantas podrán respirar más limpio y con menos probabilidades de estropearse.

Ventilación para cultivos de marihuana - Guía cultivo interior
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Gmail
  • Blogger
  • Tumblr
  • Pinterest

Une buena ventilación es clave para mejorar los cultivos de interior

En un pequeño armario donde sólo hay unas pocas plantas es posible crear suficiente circulación de aire con sólo abrir la puerta en el momento de mirar nuestras plantas de marihuana. Aunque es posible cultivar plantas de aspecto saludable en habitaciones mal ventiladas, serían más grandes y más saludables si tuvieran un nuevo suministro de aire que entra y se renueva.

Si pasas mucho tiempo en la habitación, las plantas crecerán mejor porque se alimentarán con el dióxido de carbono de la respiración. A veces es muy difícil de obtener un suministro de aire fresco en sitios mayores debido a que se suelen hacer en rincones aislados de la casa por mantenerlo bien oculto. Posiblemente en el ático o el sótano. En este caso, un ventilador va a crear algo de movimiento de aire. También estimulará las plantas de marihuana en el crecimiento de un tallo sano y robusto debido al movimiento que genera el aire en las plantas. Muchas veces en un ambiente interior, los tallos de las plantas no logran ponerse rígidos, ya que no tienen que hacer frente a elementos del viento y la lluvia. Para un grado, sin embargo, esto es una ventaja porque la planta pone la mayor parte de su energía en las hojas que produce y resina en lugar de los tallos.

Artículo relacionado

Ventilación para los cultivos de interior

Termohigrómetro

Una herramienta imprescindible para cuidar tu cultivo de marihuana

10,44€

Deshumidificación de cultivos de marihuana de interior

El cannabis que crece en un clima cálido y seco tendrá hojas más estrechas que las plantas cultivadas en un ambiente húmedo. La razón es que en una atmósfera seca la planta puede respirar más fácil debido a que la humedad en las hojas se evapora más rápido. En un ambiente húmedo, la humedad no puede evaporarse tan rápido. En consecuencia, las hojas tienen que ser más amplias, con más superficie con el fin de expulsar los residuos de la planta. Dado que las hojas anchas producen menos resina por hoja que la estrecha habrá más resina en un gramo de hojas estrechas que en uno de hojas anchas. Puede haber más masa foliar en las plantas, pero la mayoría de la gente prefiere la calidad más que la cantidad. Nosotros por ejemplo preferimos la calidad ante todo.

Ya que la resina en la planta de marihuana tiene el propósito de evitar que las hojas se sequen, los lugares secos son más apropiados para generar mayores cantidades de resina en las plantas. En este aspecto es importante contar con un deshumificador en nuestra habitación de cultivo para mantener la humedad en las proporciones idóneas. Nuestra recomendación sin duda es que te busques un lugar seco para tu cultivo de interior.

Deshumificador

Si vives en lugares muy húmedos es recomendable utilizar un deshumificador en tu cultivo

35,32€

Riego

Fase importantísima en la guía del cultivador de marihuana. La mayoría de nosotros utilizamos el agua de la ciudad para regar las plantas y algunas ciudades añaden más productos químicos al agua que otras. El más común es el cloro por razones de salubridad, sin embargo, esta cantidad puede variar de un lugar a otro. Los seres humanos a través de los años se han acostumbrado de alguna manera a este sabor; pero no pasa lo mismo con las plantas de cannabis, así que mejor que controles este tema. El cloro se evaporará si dejas reposar el agua durante 24 horas en un recipiente abierto. Dejar reposar el agua durante un día o dos servirá un doble propósito:

El agua llegará a temperatura ambiente durante ese período de tiempo y se puede evitar la desagradable sorpresa de que las plantas sufran cuando se empapen con agua fría (algo así como un corte de digestión). Siempre agua con temperatura ambiente, no lo olvides. Si el agua tiene una cantidad excesiva de cloro, es posible que te interese comprar algún componente para disolverlo. Lo más importante acerca del riego es hacerlo bien. La idea es conseguir que el sustrato quede empapado de manera uniforme por toda la maceta. La razón es que si nos quedan raíces por debajo de la tierra húmeda, éstas crecerán hacia arriba. La segunda cosa más importante sobre el riego es velar por tener nuestro cultivo de interior bien drenado.

Riego para el cultivo de marihuana - Guía cultivo interior
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Gmail
  • Blogger
  • Tumblr
  • Pinterest

Debe haber algunos agujeros en la parte inferior para que el exceso de agua se evacue. Sino evacuamos bien el agua de las macetas, corremos el riesgo de que se pudran las raíces de la planta o que la tierra se vuelva más agria. El suelo, como hemos dicho antes, debe permitir que el agua drene de manera uniforme a través de él y no debe endurecerse o ser arrastrado con el agua. Añadiendo arena y perlita en el sustrato,  no deberías tener problemas de drenaje.

Para saber el momento idóneo para regar la marihuana, una buena forma es palpar el suelo con el dedo. Si se siente la humedad en el suelo, se puede esperar un día o dos para regar. El suelo cerca de la parte superior de la maceta es siempre más seco que el suelo más profundo. Puedes ahogar la planta tan fácilmente como se puede dejar que se seque demasiado y es más probable sobrevivir a una sequía que sobrevivir una inundación torrencial.

Plagas

Lo mejor es tratar de evitar las plagas desde el inicio y no esperar a tenerlas para combatirlas. Una vez que las plantas se infestan es probable que  tengas que luchar contra los insectos para el resto de la vida de las plantas. Para evitar las plagas en la marihuana, asegúrate de utilizar el suelo y recipientes esterilizados y no traigas otras plantas desde fuera al cuarto de cultivo.

Si tienes mascotas, asegúrate de que se quedan fuera del sitio que utilizas para el cultivo, ya que pueden traer plagas en su piel. Examina tus plantas regularmente para detectar señales de insectos, manchas, agujeros en las hojas, oscurecimiento de las puntas de las hojas y ramas caídas. Si encuentras que de alguna manera, a pesar de todas las precauciones tienes una plaga de bichos en tu cultivo de interior, tendrás que rociar las plantas con algún tipo de insecticida. En nuestro manual de cultivo te recomendamos el aceite de neem.

Aceite de Neem

Con sus múltiples propiedades, resulta ser uno de los mejores y más eficaces insecticidas

17,05€

Los ácaros son probablemente el insecto que más daño puede hacer a las plantas de cannabis. Una de las razones es que son casi microscópicos y muy difícil de detectar. Los ácaros causan diminutas manchas en las hojas. Probablemente, la primera cosa que notarás,  es que las plantas se ven enfermas y caídas, sin fuerza.

Los ácaros chupan enzimas de las hojas, y como resultado las hojas pierden algo de su color verde y su brillo. A veces las hojas parecen que tienen hongos. Los huevos son muy pequeños puntos negros. Te recomendamos que utilices una lupa para examinar de cerca las plantas. Asegúrate de examinar el envés de las hojas también. Los ácaros a menudo se encuentran aferrados a la parte inferior, así como la parte superior de las hojas. Cuanto antes comiences la lucha contra los insectos, más fácil será para deshacerse de ellos.

Plagas en la marihuana - Guía cultivo interior
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Gmail
  • Blogger
  • Tumblr
  • Pinterest

Los ingredientes que debe buscar son Kelthane y Malatheon. Ambos de estos venenos son letales para los seres humanos y los animales domésticos, así como los insectos; pero ambos venenos se eliminan en unos diez días, así que se puedes fumar con seguridad la hierba diez días después de la pulverización.

Mantén una estrecha vigilancia sobre las plantas, ya que sólo se necesita un huevo adulto para volver a infestar todo el cultivo de interior y lo más probable es que uno o dos escaparán del aluvión de insecticidas. Si ves pequeños insectos volando alrededor de las plantas de marihuana, son probablemente las moscas blancas. Los adultos son inmunes a casi todos los insecticidas comerciales. Es la etapa de larva de este insecto la que hace el mayor daño. Estos odiosos bichos chupan enzimas también y terminan por matar nuestras amadas plantas.

Poda

No siempre resulta imprescindible practicar la poda en nuestras plantas de marihuana. La razón por la que se hace en el primer lugar es para fomentar el crecimiento secundario y para permitir que la luz llegue a las hojas inmaduras.

Algunas ramas de la planta pueden crecer muy frondosas y tupidas. Hacer la poda ayudará a que la savia se mueva en un flujo ininterrumpido a lo más alto de la planta, donde se producen las flores más espesas y con más resina.

Por otro lado, si las plantas parecen ser demasiado altas y larguiluchas a las tres semanas, es probable que requieran una pequeña poda para asegurar una buena planta frondosa. A las tres semanas de edad la planta debe tener al menos dos conjuntos de ramas o cuatro racimos de la hoja y la copa para podar la planta. Sólo tienes que cortar la parte superior cerca del lugar donde dos ramas se oponen entre sí. Utiliza una hoja de afeitar y haz un corte recto. Si quieres, puedes erradicar (hacer crecer las raíces de) la cima en un poco de agua y cuando aparezcan las raíces, tendremos una nueva planta sacada de la copa de la anterior. Lo que se conoce como esquejar. Si vas a la raíz de la parte superior se debe cortar el final de nuevo, esta vez con un corte diagonal con el fin de exponer más superficie para el agua o solución de enraizamiento.

La ventaja de tomar esquejes de la planta es que produce más tapas. Las tapas tienen la resina, y ahí está la clave. La poda también alienta a las ramas de la parta inferior para crecer más rápido de lo que lo harían normalmente.

Existen diferentes tipos de poda que puedes poner en práctica en tu cultivo de interior. Alguno realmente interesante.

Artículo relacionado

Como podar tus plantas para un cultivo más productivo

La cosecha y el curado

Este es el último punto de nuestro manual de cultivo indoor. Bueno, ahora que ya tienes tu cultivo de interior listo, tendrás que curar bien los cogollos para obtener un producto final de calidad óptima. Curar la marihuana le dará un sabor y un humo suave mucho más agradable al fumar.

En primer lugar, tira de la planta hasta las raíces y todo y cuélgala boca abajo durante 24 horas. A continuación, pon cada planta en una bolsa de papel con la tapa abierta durante tres o cuatro días o hasta que las hojas se sientan secas al tacto.

Cuando lleguemos a este punto debemos proceder a cortar los cogollos del resto de la planta. Debemos tratar de romper la rama con los dedos y ver si cruje. Si no cruje y quedan como hilos colgando es que no está del todo seca. El problema de almacenar la marihuana húmeda es que se deforma y se estropea la resina que recubre los cogollos.

Existen aparatos para secar la cosecha manteniéndola ventilada como las estanterías de red para colgar del techo. Una vez la marihuana esté bien seca es aconsejable guardarla en un recipiente de cedro. La madera del cedro repele los insectos de nuestros preciados cogollos al mismo tiempo que transfiere un sabor ácido muy suave a la marihuana, mejorando casi siempre el gusto al fumarla y el olor.

Artículo relacionado

Lavado de raíces antes de cosechar

Caja de cedro del Che

Caja de cedro de alta calidad con higrómetro y humidificador. Ideal para conservar cigarros y también para curar la marihuana

Bueno, ha sido largo; pero ha valido la pena. Todo este conocimiento lo puedes poner en práctica ahora comenzando tu propio cultivo de interior.

Por cierto, si te suscribes en nuestro blog la recibirás en PDF para que la tengas siempre disponible o te lo descargues en tu Smartphone.

Si te ha gustado, compártelo en las redes sociales 😉

¡Felices cultivos!

1 Comment
  1. Reply
    Diego Villagran Pereira agosto 17, 2016 at 7:07 pm

    Esta filete justo lo que necesito ya que estoy empezando en esto y me sera muy útil toda esta informacióninformación

Leave a reply

Únete a la Guarida

Recibe tu Guiá de inicio al cultivo en PDF por regístrarte en La Guarida del Fumeta

¡Te has suscrito correctamente!

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar