Tipos de poda para mejorar los cultivos de marihuana

El momento de podar nuestras plantitas

Si tus plantas de cannabis ya no soportan el peso de sus ramas quizá sea la hora de aplicarles una poda. Obsérvalas detenidamente (pero no bajo lupa) para detectar cuando necesitan ser descargadas para que puedan echar unos cogollos grandes y resinosos. Las podas se hacen normalmente para eso, para liberar sitio a las ramas con producto cannabico y además para evitar que las plantas pillen altura, ¿te imaginas una girafa verde de 5 metros de altura  asomando al jardín del vecino e incitándole a hacer de Eduardo Manostijeras? Pues eso.

La producción de cogollos será igual en todas las plantas que podes. Al rasearlas al mismo nivel lo que haces es que la luz de la bombilla o del sol se distribuya uniformemente sobre ellas dando como resultado plantas similares y que proporcionan la misma cantidad de marihuana. Si el espacio del cultivo es pequeño la poda permitirá despejarlo y a que las plantas estén más separadas unas de otras con consiguiente beneficio para su desarrollo físico.

No estreses al pobre vegetal cuando esté floreciendo con la poda; es mejor que lo cojas con la guardia baja, es decir, durante la vegetación. Entonces es cuando puedes empezar a meter la tijera pero con cuidado de no cortar demasiado. Empieza siempre cuando la marihuana ha echado el sexto nudo.

Tienes técnicas de poda para aburrirte un rato, además los vocablos que se utilizan para llamar cada una de ellas se las traen de cabeza; Poda Apical (no a picar), Poda FIM, Poda de Bajos (cuidado de confundir de “bajos”), Pellizcar la marihuana , Super Cropping y RIB. Hay otras formas; pero de efectividad más dudosa.

A continuación vamos a ver cada una de estas maravillas en detalle, explicando cómo se realizan, para que sirven, sus características y todo lo demás que queríais saber pero no os atrevíais a preguntar.

 

Poda Apical

La poda apical la conoce todo quisqui entre los cultivadores del cannabis, así que si ni te suena ya puedes aprenderla.

Consiste básicamente en cortar el apículo o extremidad superior de la mata con un instrumento bien afilado y desinfectado. Que no te tiemble la mano, realiza una incisión rápida y limpia como un cirujano profesional y separa la punta con cuidado.

Recuerda que a partir de la incisión ya no crecerá en altura, pero no te preocupes, le crecerán ramas abajo y la harán más ancha y cogolluda. Por lo tanto de aquí puedes deducir que necesitarás de una estatura determinada para cortar.

Las auxinas del apículo van a parar a los brotes inferiores consiguiendo que se fortalezcan y luchen como bellacos para ser la nueva punta del reino.

Si quieres una madre marihuana (planta a partir de la cual sacarás esquejes, seguramente para traficar) realiza la poda apical.

 

Pellizcar la marihuana

Esta técnica consiste básicamente en causar una rotura a la planta para que eche nuevos brotes si te parece que no tiene suficientes ramas. Se trata de presionar ligeramente con los dedos el nudo a partir del cual queremos que se formen nuevos brotes. Hay que romperlo y al cabo de unos días el cannabis echa un nuevo bulto a partir del cual sale una rama.

Sirve para estimular la cantidad final de cogollos y para que la planta tenga más ramas. Se puede repetir la operación de rotura con el nudo nuevo si se quieren más ramas.

 

Poda FIM

Este medio de poda es una invención casual de los ingleses. La cosa fue así; estaba un podador inglés haciendo el corte apical cuando sin querer con su tijera cortó un trozo más del debido dejando la planta medio descabezada. Tras llorar desconsoladamente porque este año tendría que pillar al camello del barrio, ¡o maravilla! el corte sanó y empezó a servir nuevas puntas en bandeja.

Por lo tanto si no quieres renunciar a la cabeza de tu planta y tener que enterrarla en una maceta nueva como el Jinete sin Cabeza recorta las puntas a medias dejando un palmo más o menos sin tocar. Ayudará a multiplicar los tallos nuevos y si por lo que sea estos no salen (los muy c…) tendrás una nueva y esplendorosa extremidad de tu planta.

 

Poda de bajos

Las podas de los bajos de la planta de marihuana se realizan principalmente para que la producción se centre en las zonas superiores que es de donde salen los mejores cogollos, los más sabrosos, con un olor y colocón increíble… voy a ver si me las han robado.

Al descargar los bajos de tu vegetal conseguirás que más cogollos salgan arriba y evitarás tener que degustar meses después cogollos de poca calidad que suelen salir por debajo (claro, si te sale una planta maravillosa todo saldrá, perdón, sabrá bien).

 

Poda RIB

Super heavy, se trata de darle fuego a los pistilos de las flores de la planta cuando está florando (unos 20 días). Ten cuidado de no quemar el jersey de tu novia en el proceso.

Dicen que de esta forma la marihuana da unos cogollos sobresalientes en sabor, aroma, calidad y peso. Cuando lo pruebe si me atrevo os cuento los resultados en otro rato.

 

Super Cropping

Uf, por fin llegamos al final. Esta técnica también va de crujir pero no huesos. Si al final no me has hecho caso y tienes una jirafa en el armario de tu casa déjala salir con este remedio, ideal para solucionar problemas de altura. Se trata de romper o separar las ramas horizontales del tronco para permitir que aquellas más cercanas al mismo ganen espacio y se expandan verticalmente, disminuirás en altitud y ganarás en superficie. Sujeta la punta con unas cuerdas finas a un gancho del techo que se encuentre un poco de lado pero no la rompas con este método ya que no es adecuado para ella (acuérdate de la Poda “Apicar”).

Así también aumentarás el tamaño de los cogollos y despejarás el centro de brotes más pobres en género y consistencia.

Coge una punta y sujeta bien por el extremo superior. Dobla a partir de 20 centímetros del inicio; si empiezas más arriba puede ser que los resultados no sean los esperados y estropees una buena cosecha y si lo intentas hacer más abajo como no seas Sansón no creo que logres doblarla. Deja la punta doblada en unos 90 grados hasta que le salga una costra nudosa que es sinónimo de que empieza a regenerarse, normalmente al final del mismo día.

Bueno, esperamos que os haya sido de utilidad este repaso por las principales técnicas de poda del cannabis, ¡os esperamos el próximo día!

1 Comentario
  1. Responder
    Anónimo noviembre 17, 2015 en 6:36 pm

    Está muy bueno y completo el artículo!
    Descubri nuevas formas para podar mis plantitas que no conocía

    Gracias 🙂

Deje una respuesta

Únete a la Guarida

Recibe tu Guiá de inicio al cultivo en PDF por regístrarte en La Guarida del Fumeta

¡Te has suscrito correctamente!

Pin It on Pinterest