Cuándo y cómo trasplantar la marihuana

Trasplantar la marihuana es algo por lo que, quien más y quien menos, todos hemos pasado en este mundillo. Hacer un correcto trasplante es crucial para que nuestras plantas de marihuana se desarrollen correctamente a lo largo de toda su vida

¿Qué es trasplantar?

Pues trasplantar es mover tu planta de un sitio donde ha echado raíces a otro lugar nuevo. Normalmente una maceta de mayor tamaño o un terreno. El trasplante es un proceso en el que hay que tener mucho cuidado y que no todo el mundo realiza correctamente. Intentaremos que esta guía os sirva de ayuda en el proceso de traslado de vuestro cannabis para que siga creciendo sanote.

Motivos para trasplantar la marihuana

Empezar el crecimiento en un recipiente pequeño sirve como “entrenamiento” a las plantas. Hace que crezcan a un ritmo constante y sin altibajos, a la vez que las raíces se forman cortas pero muy densas. De este modo se adaptan ocupando el mayor espacio posible y crecen fuertes.

Con la maceta pequeña también evitamos el exceso de agua en el riego. Esta agua, se podría quedar en la parte baja del sustrato y acabar pudriendo las raíces.

Por lo tanto, a modo de resumen, podemos decir que hacer trasplantes hace que las raíces crezcan más fuertes y densas y, además, nos protegemos contra el exceso de riego.

¿Cuándo trasplanto el cannabis?

Todo llega a su fin y, si queremos que nuestra planta no frene su crecimiento, deberemos trasplantarla a una maceta de mayor tamaño para que prosiga su ciclo.

Artículo relacionado

Botrytis en la marihuana

Esta es una de las maneras en las que te darás cuenta de que tienes que pasar a un recipiente mayor. La planta desacelera o incluso detiene su crecimiento cuando la maceta se le ha quedado pequeña. Es preferible no llegar a esto, así que fíjate mejor en otros signos o síntomas.

 

Por ejemplo, notarás que hay que regarla más a menudo. ¡Mucha raíz para tan poca tierra! Esto lo notarás tanto en la propia tierra, que se secará enseguida, como en las hojas, que comienzan a marchitarse solicitándote con ello más agua.

En cuanto a los tamaños de los tiestos, tú eliges. Mucha gente lo que hace es dividir el crecimiento en cuatro fases (macetas): germinación, crecimiento vegetativo, floración y fructificación. Esta división no es ni mejor ni peor que otras, mientras no hagas sufrir o estreses a las plantas con cada trasplante, en ese caso cuantos menos mejor.

También depende del crecimiento, si lo estimulas con iluminación artificial y calefactores las plantas se desarrollas mucho más rápido con lo que hay que cambiarlas cada poco tiempo de recipiente. Te recomendamos trasplantar según el espacio del que dispongas, los elementos que tengas para ello y también tu tiempo. Has personas que hacen hasta 10 y más traslados de cada planta.

como trasplantar la marihuana
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Gmail
  • Blogger
  • Tumblr
  • Pinterest

Hacer un trasplante de marihuana requiere un poco de habilidad

Muy bien, y ahora ¿cómo hago el cambio de maceta?

Cambiar tus plantas de marihuana de una maceta a otra es de lo más sencillo, pero hay que poner mucha atención y manipular el cannabis con sumo cuidado para no dañar las raíces o alguna parte endeble de la planta. De no hacerlo así, te llevarás más de un disgusto. ¡No seas manazas!

Lo primero de todo, no hagas el canelo y ten ya preparada la nueva maceta. Utilices sustrato o no, llena la nueva maceta hasta la mitad. Presiona hacia abajo un poco, sin mucha fuerza para no fastidiar el drenaje. Ahora sujeta bien la base del tallo de tu planta con una mano y con la otra coge la maceta y ponla boca abajo. Ahora unas palmadas en la base de tu antigua maceta para que salgan bien las raíces con la tierra agarrada y listo. Si no has manchado todo de tierra, premio para ti.

Ya tienes tu planta con las raíces y tierra que han tomado la forma del recipiente anterior. Tal cual está apóyala en la tierra del nuevo recipiente, presiona un poco para que agarre bien y rellena con más tierra el espacio sobrante.

Por lo general, haciendo bien este proceso, la planta de marihuana no sufre episodios de estrés. Aunque debes tener en cuenta que hay variedades de cannabis que son muy delicadas y que, tal vez, sea mejor que las trates tras el trasplante con una mezcla de nutrientes o bajando la intensidad de la luz para que se relajen a base de bien.

Algunos consejos rápidos para el trasplante

Además de explicarte en qué consiste un trasplante, cuándo tienes que procurar realizarlo y cómo llevarlo a cabo; queremos darte tan bien una serie de consejos que te ahorrarán más de un quebradero de cabeza:

  • Los trasplantes siempre deben ser mientras la planta esté creciendo. Cuando llega la floración ya no crecen nuevas raíces, por lo que no se consigue nada.
  • El sol directo podría dañar las raíces. Hazlo por la tarde o a la sombra para evitar esto.
  • No la trasplantes recién regada, el sustrato se desmigará y las raíces sufrirán. Se desmoldará mejor si el sustrato está seco.
  • Ni se te ocurra limpiar las raíces o quitar la tierra que hay entre ellas. Tócalas lo menos posible.
  • Pon piedras en el fondo de la maceta, facilitará el drenaje y evitarás la formación de hongos.
  • Riega después del trasplante. Puedes añadirle al agua un estimulador de raíces para que se extiendan más rápido.
  • Si le has añadido tierra abonada, rica en humus, no abones en 2-3 semanas. Podrías sobre-fertilizarla.
  • No pongas la planta recién trasplantada a pleno sol, déjala un par de días en un sitio sombreado o con luz de baja intensidad. Esto disminuirá su estrés.
  • Un trasplante siempre supone un estrés para la planta así que no te preocupes si la notas “parada” unos días.
  • No utilices macetas de barro ya que evaporan mucha agua y pueden calentar bastante el interior llegando a quemar las raíces.
  • Evita las macetas metálicas, pueden soltar algún componente y ser absorvido por las raíces.
  • Utiliza macetas de plástico y, si tu cultivo es de exterior, evita las de color negro porque se puede calentar demasiado y quemar las raíces.

Fácil, ¿no? Esperamos que el artículo os haya gustado. Contadnos cómo trasplantáis vosotros. O si os ha ocurrido algo curioso o gracioso mientras lo hacíais. Estamos seguro de que más de una habitación llena de tierra ha habido ;).

2 Comentarios
  1. Responder
    Fabiana agosto 31, 2017 en 4:23 am

    Gracias por sus respectivos comentarios me sirvieron de mucha ayuda..

  2. Responder
    Rafa junio 29, 2016 en 1:39 am

    hola , teneis una guia de consejos , enfermedades , carencias , muy bien , a mi meviene de perlas , muy bien esplicado y con detalles , un principiante , que se vuelve loco cuando las ve una mancha o no crecer , bueno que osvoy a decir , un saludo desde Cantabria , que pareze que el sol , por Antequera , vacilando , lo dicho un saludo socios os lo currais y seguro que vuelvo por aqui

Deje una respuesta

Únete a la Guarida

Recibe tu Guiá de inicio al cultivo en PDF por regístrarte en La Guarida del Fumeta

¡Te has suscrito correctamente!

Pin It on Pinterest